La muerta de Reynita Ruiz

Author: 
Brenda Alicia Parra Balderrama
Year: 
2001
Place Winner: 
3rd Place

Un sábado once de octubre por la mañana ocurrió
Perdió la vida Reynita porque así lo quiso Dios
Fue un trágico día de octubre, cerca de las diez serían
Corrió el rumor en el pueblo que terminaba su vida.

Fue Rosita su vecina quien ayuda le brindó
Pero ella con un suspiro del mundo se despidió
Su padre y madre llorando clemencia pedían a Dios
Pues se sentían destrozados al darle el último adiós.

Tremenda tristeza invade mi corazón al pensar
Que a sus escasos trece anos la muerte le fue a tocar
Qué triste se siente el pueblo, se le nota al caminar
Y sus amigos deseamos de su presencia gozar.

Fue un accidente en su casa frente a la televisión
Un fuerte golpe en la nuca la vida le arrebató
Fue un hecho muy espantoso lo que ese día ocurrió
En el pueblo de Los Hoyos un hermoso ángel murió.

Jugadas muy traicioneras ésas que tiene la vida
Pues nadie se imaginaba que su vida acabaría
Vuela, vuela, palomita, vuela por todo Sonora
Y grita a los cuatro vientos: “¡Reyna Ruiz descansa ahora!”

 

The Death of Reynita Ruiz

The eleventh of October on a morning sad and still
Reynita Ruiz lost her life because it was God’s will
On that tragic autumn Saturday, just around ten o’clock
The rumor of the accident was heard around the block.

Rosita, her neighbor, tried her best to save her life
But she left this troubled world with just a tiny sigh
Her father and her mother prayed, “Have mercy, God on high”
For their lives were ripped apart as they said their last goodbye.

Tremendous sadness fills my heart even to this day
To think that just at age thirteen, death carried her away
The whole town walks in sadness—you can feel it in the air
Her friends pass by her house just wishing she were there.

She was sitting on the sofa with the television on
When something hit her neck and in a moment she was gone
What a fearful accident happened on that day
In the pueblo of Los Hoyos a bright angel passed away.

See how life betrays us in so many tragic ways
Who could have imagined such an ending to her days
Fly far away, little dove—shout the name of Reyna Ruiz
To the four winds of Sonora: may she always rest in peace.

Arizona Board of Regents